Datos personales

Mi foto
Norway
Nací en la que posiblemente sea la ciudad más bonita del mundo; Granada. Enfermero y orgulloso de poder serlo, inicio un viaje a Noruega en busca de nuevas experiencias y de trabajo. Aquí os contaré mi historia y cómo es mi nueva vida en Noruega. ¿Me acompañáis?

lunes, 22 de octubre de 2012

4. A escondidas

Hay veces en que la ilusión y la emoción te ciega de tal forma, que casi no puedes ver nada más allá. Te sientes tan vivo y renovado, que no concibes que repercusiones tendrá lo que estas haciendo en ese momento. Si nos ceñimos al "Carpe Diem", estaremos haciendo bien. Yo soy de una postura similar; "haz aquello que te hace ser feliz".
Así nos sentíamos camino del Aeropuerto de Tenerife Sur. Empezaban a ser demasiadas cosas: un viaje exprés a Barcelona, un comienzo, una ilusión..., pero eso daba igual... estábamos muy felices.


Viajamos de viernes a domingo, ya que debía estar de vuelta para trabajar ese día de tarde. La entrevista la haríamos el sábado.
Al final el avión de Air-Europa de las 19:40 sería otro invitado más en esta fiesta noruega.





En aquel viaje eterno, nos preguntábamos cómo sería la entrevista, que nos preguntarían, qué contestaríamos...
Gracias al cansancio producido por el viaje en avión y el posterior con el bus, metro y camino al hotel,  conseguimos dormir, ya que si hubiésemos estado en mejores condiciones, nuestra cabeza llena de pensamientos no nos hubiese dejado.

A la mañana siguiente, después de la ducha rutinaria, vestir bien para la ocasión y resoplar un par de veces, nos echamos a la calle y cogimos el metro más cercano.
Después de bajarnos, desayunamos en una cafetería cerca del Barrio del Raval de Barcelona. Mapa y móvil en mano, nos situamos mejor y buscamos dónde quedaba el hotel donde debíamos hacer la entrevista mientras desayunábamos.





Creíamos que se nos salía el corazón cuando nos íbamos acercando al hotel y mucho más cuando lo vimos. Bromeando, dudábamos sobre si entrar o no. Faltaba un rato para que fueran las 12 de la mañana, que era cuando teníamos que hacer la entrevista. Antes de entrar los nervios se apoderaban de nosotros y nos invadían las preguntas. Como casi siempre, sin pensarlo entramos y allí estaban los representantes de esta empresa (la llamaremos DC), en el hall del hotel y haciendo entrevistas a otros candidatos. A los pocos minutos se acercó una mujer preguntando si nosotros habíamos venido para la entrevista, le dijimos que sí y Nuri se fue con ella (se llamará MC). Mientras me devoraba las uñas esperando en aquel sofá tan cómodo, sólo oía reír y charlar distendidamente a Nuri con MC. Esto la verdad es que me alegraba y tranquilizaba a la vez, viendo que de momento todo iba bien.
Llegó mi turno y un hombre, J, me invitó a pasar a su sitio y comencé la entrevista.

La entrevista fue corta, clara y concisa. Él era sueco pero hablaba perfectamente español. Me explicó cuales eran las condiciones: contrato de dos años en Noruega, me pagarían un curso de Noruego que sería online, vuelos a España, alojamiento y gastos excepto comida allí en Noruega, empezaríamos en una residencia donde, cuando tuviera más nivel de idioma pasaría a un hospital, etc... vamos, unas condiciones increíbles. Lógicamente también me puso encima de la mesa la parte menos buena y era que debía estar contratado con ellos durante 2 años, ya que si lo incumplía debería pagar una cantidad de dinero en compensación a los gastos que tendrían conmigo.
La verdad sea dicha, el hecho de que me pusiera todo encima de la mesa, no solamente lo bueno, hizo que me fiara más de él. Estuvimos hablando de mi experiencia profesional y cuando descubrió que había estado varios años en UVI y que tenía ponencias y cursos relacionados, me explicó que en Noruega necesitaban muchos enfermeros cualificados y con experiencia en servicios especiales de enfermería como urgencias, intensivos, quirófano, etc..., y que incluso me podría especializar allí en intensivos, cosa que aquí en España de momento no existe. Esto hizo que aumentaran mis ganas de viajar a Noruega y mis expectativas.

Mientras hacía mi entrevista todavía oía la charla que seguían teniendo Nuri con la otra entrevistadora, y continuaba con alguna que otra risa.
Después de algunos apuntes más sobre el sueldo y las fechas en las que esperaba la empresa que viajaríamos a Noruega, que tenía unos 15 días para pensar y firmar el contrato, mi entrevista concluyó y volví a mi sitio anterior. Nuri llegó al rato, y bastante contenta.

Cogidos de las manos salimos de aquel hotel y empezamos a pasear sin ningún destino. En los primeros minutos casi no hablamos, más tarde nos miramos y los dos nos dijimos a la vez: "nos vamos a Noruega". Éstabamos exultantes, contentos por la entrevista. Nuri me contó que la otra entrevistadora era española y que había vivido en Noruega 20 años, y que se vivía muy bien y que la enfermería era tomada más en serio. Ahí aprendimos nuestra primera palabra noruega: "sykepleier" que significa enfermera. Comparamos que las condiciones que nos habían explicado ambos entrevistadores coincidían, y nos parecían buenas aún sabiendo esa parte no tan buena.

El paseo posterior lo recuerdo muy bueno, casi sin hablar y cogiéndola fuerte de la mano, sabíamos que algo nos estaba diciendo que peleáramos por esto porque al final merecería la pena.





Esa noche se jugaba un gran derbi, Betis-Sevilla. Mis amigos en Tenerife verían el partido todos juntos en casa de uno de mis mejores amigos, Juanra (bético al más no poder), donde la fiesta y las risas estarían más que aseguradas. Yo, que comparto mi afición con el Betis y el Granada no estaría allí por causas que ya he contado en esta entrada, y lo vería emocionado en el hotel, acordándome muchísimo de ellos. A ellos les extrañó mucho que no fuera y no entendían el porque. Recuerdo que me decían: "¡vamos a tu casa y te raptamos!", yo, conteniéndome,  les respondía que no podía ir y que, lógicamente no fueran a mi casa. Aún no podría decirles que había venido "a escondidas" a Barcelona a una entrevista que seguramente cambiaría mi vida. Nadie, ni mi familia, ni la de Nuri, sabían que habíamos hecho este viaje de incógnito porque no queríamos dar la noticia hasta que todo no estuviese algo más maduro.

Los dos cogidos de la mano, sabíamos que queríamos aquello, viajar y juntos. Ahora que ya estaba todo empezado... ¿Cómo diríamos la noticia?.

4 comentarios:

Sole Rodríguez Noriega dijo...

Ya te lo dije pero estoy muy enganchada, me encanta leerte ya que parece que el lector está viviendo esta aventura. Es genial como lo hicistéis todo y que ahora lo compartáis. Ya tengo ganas de la siguiente entrada!! Un besazo para los dos! (Sole)

Nuria Peña dijo...

yo lo vivi sole, pero estoy enganchada igual la verdad!! menos mal que todos (casi) sabemos el final jajaja, un beso guapaaaaaaaaaaaaaa ^_^

Enrique dijo...

Muchisimas gracias! Aun queda!

Anita dijo...

Ese dia recuerdo perfectamente que hablamos por telefono! Desde el movil de yaiza, y cuando dijisteis q estabais en bcna no entendi nada... Hasta... (Espero q venga en el proximo capitulo)

Entradas populares